¡Háblale!...A quien comprenda tus palabras: Con el desierto ante ti, jamás digas: ¡No puedo! Si las dunas avanzan, entonces tú también puedes hacerlo. por Clara Fuertes

Titulo del libro: ¡Háblale!...A quien comprenda tus palabras: Con el desierto ante ti, jamás digas: ¡No puedo! Si las dunas avanzan, entonces tú también puedes hacerlo.

Autor: Clara Fuertes

Número de páginas: 238 páginas

Fecha de lanzamiento: July 1, 2016

Descargue o lea el libro de ¡Háblale!...A quien comprenda tus palabras: Con el desierto ante ti, jamás digas: ¡No puedo! Si las dunas avanzan, entonces tú también puedes hacerlo. de Clara Fuertes en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

¡Háblale!...A quien comprenda tus palabras: Con el desierto ante ti, jamás digas: ¡No puedo! Si las dunas avanzan, entonces tú también puedes hacerlo. por Clara Fuertes

Clara Fuertes con ¡Háblale!...A quien comprenda tus palabras: Con el desierto ante ti, jamás digas: ¡No puedo! Si las dunas avanzan, entonces tú también puedes hacerlo.

"¡Háblale!... A quien comprenda tus palabras", eso me decía siempre mi abuela. Y mi abuela era una mujer sabia, era una contadora de historias, como yo.
Heredé su tierra y sus palabras.
¿Es posible otra vida?, ¿una lejana?, ¿una sin raíces? Me preguntaba. Y como respuesta escuchaba al viento: Para algunos solo existe esa posibilidad, esa otra vida, un cambio hacia delante, un cambio que deja atrás, muy atrás todo ese miedo profundo.
Hola, me llamo Najmah, y esta es mi historia, pura ficción y no ficción al mismo tiempo. Es una historia fascinante y solitaria, como lo es el pueblo saharaui que vive en ese abismo que se confunde, en esa niebla que es su gran olvido. Sí, el Sáhara puede llegar a ser hostil, pero es mi tierra y yo la amo.
Su espíritu está en mis palabras.
Hay un lado de negrura en esta historia, como mi piel, pero también hay un punto claro, las dunas, un horizonte al atardecer. Quizá sea solo un brillo, una estrella, mi nombre, o Venus que me vio nacer.
Con el desierto ante ti, jamás digas: ¡No puedo!, si las dunas avanzan, entonces tú también puedes hacerlo.
¿Comenzamos?
;-)